lunes, 30 de mayo de 2011

Limpeza de sangue



      "Limpeza de sangue. O sangue fai ruído", de Rubén Ruibal, Premio Nacional de Literatura Dramática en 2007, obra teatral llevada a escena por la compañía Espello Cóncavo. 
     Los actores, cuyo elenco está encabezado por Sergio Zearreta, Oswaldo Digón, Estíbaliz Veiga y Fernando Morán, son los encargados de cambiar los decorados de las más de treinta escenas en las que se desarrolla la historia, desde la habitación de un piso hasta el parque –con perro incluido– y una sala de diálisis. Todo ello sin perder el hilo de una trama que se va complicando por momentos y que llega a ser angustiosa.
     Ruibal se asoma con esta pieza al doloroso mundo de la drogadicción, y esboza las vidas de quienes se ven arrastrados por las drogas y también de quienes se lucran con este negocio.



     En esta última temporada de teatro he visto obras que me han emocionado, que me han hecho reír, que me han decepcionado, que  me han indignado por tener una audicción deplorable, ....... pero es que ésta, "Limpeza do sangue",... me ha dejado completamente indiferente. No sé qué es peor si el cabreo o la indiferencia.
     Fueron más de dos horas de representación llevadas a cabo con un ritmo demasiado lento, una puesta en escena de lo más mediocre y ...  cambios de escenario excesivos e innecesarios, pues en alguna ocasión el cambio de escena se producía para que un personaje pronunciara unas simples palabras sin mayor tanscendencia para el desarrollo de la obra.
     Es una pena que  la adaptación teatral no se hubiera centrado en  el tema principal de la obra, que en realidad fue lo único que me gustó, el nacimiento de una profunda y desinteresada amistad entre dos personas, de mundos completamente opuestos, unidas por una enfermedad y las largas sesiones de diálisis.

miércoles, 18 de mayo de 2011

La sonrisa etrusca



Adaptación teatral que ha realizado Juan Pablo Heras con quien ha colaborado, a sus 94 años, el propio autor de la novela. “Oírme en el nuevo lenguaje me enternece”, ha dicho José Luis Sampedro respecto a esta versión teatral que dirige José Carlos Plaza. Héctor Alterio es Bruno, el viejo campesino calabrés, ya enfermo que deja su pueblo para vivir en Milán (donde en principio todo le parece “inhumano, sórdido y hostil”), en casa de su hijo (Nacho Castro) y su nuera, Andrea (Olga Rodríguez).



Tengo que reconocer la buena representación llevada a cabo por los ocho actores/actrices, que han conseguido salvar la belleza y el espíritu del texto original de la novela de José Luis Sampedro.

Leí en su día la novela de Sampedro, una lección de vida y amor llevada a cabo, (también en la obra teatral), con continuos cambios en el tiempo.

Los elementos decorativos en escena fueron muy escasos, pero resultaron ser  muy eficaces. Tal vez fue la tecnología avanzada lo que  atrajo y mantuvo mi interés por la representación durante  las dos largas horas que duró el espectáculo. Ya desde la primera escena estuvieron presentes muchas y variadas proyecciones audivisuales, situadas estratégicamente en tres pantallas ( una al fondo y dos laterales) que permitían fácilmente viajar al pasado, evocar personajes o situaciones presentes en la novela. También cabe señalar las abundantes voces en OFF que aludían a reflexiones y recuerdos del protagonista.

En general, la obra me gustó. Estuvo muy bien llevada y Héctor Alterio (Bruno) hizo un papel memorial.Sin embargo, me resultó demasiado larga y hubo breves y fugaces momentos en los que el aburrrimiento hizo acto de presencia. Creo que la adaptación de la novela hubiera sido más acertada llevarla al cine que al teatro. En la gran pantalla cobraría más vida y contaría con otros medios de  los que el teatro no dispone. Por poner un ejemplo disfrutaríamos de la presencia física de Brunettino (el nieto) que es el motor de la novela ; y en el teatro quedó reducido a un envoltorio que se iban pasando de mano en mano los actores.

viernes, 13 de mayo de 2011

Atardeceres


Siempre me han fascinado los atardeceres, sobre todo a la orilla del mar. Cuando el día empieza a declinar, todo se cubre con  un halo de magia y de misterio. El mar se calma y se detiene para disfrutar de un espectáculo de mágica belleza. Los colores se convierten en los protagonistas de un desfile sin igual en la pasarela celeste, cubriéndolo todo con sus cálidos y vaporosos trajes de luces.


Estos breves momentos,  irresistibles y seductores, siempre captan mi atención . Esa luz brillante que empieza a desplegar todo un abanico de colores me transmite calma, paz, sosiego, …….y empiezo a soñar ….¡hasta el aire me trae nuevos aromas!


¡Un volcán de sensaciones me invade!

Muchas veces acompaño estos momentos, en los cálidos días de verano, con el último baño del día en el mar. ¡No podría describir con palabras la multitud de sensaciones vividas!

Hoy, que la primavera está en pleno apogeo, quiero compartir con vosotr@s esos mágicos y breves instantes en los que el sol  se oculta tras el horizonte.

Espero que os guste esta presentación de vídeo, que hice con algunas fotos, ...... y deseo que lo disfrutéis tanto como yo.

video

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...